sábado, 17 de enero de 2009

hadices sobre tratos comerciales (2)




Narró Abu Hurairah: “El Profeta prohibió dos tipos de ventas i.e., Al-Limas y An-Nibadh (el primero un tipo de venta en el cual el trato se completa si los compradores tocan una cosa, sin verla o checar la adecuadamente; y el último es un tipo de venta en el cual se completa el trato cuando el vendedor tira una cosa hacia el comprador sin darle la oportunidad de verla, tocarla o checarla) y (el Profeta prohibió) también Ishtimal-As-Samma y Al-Ihtiba en un sólo atuendo”.Relatado por Bujari


De Hakim ibn Hizam radi Allahu anhu, que el Mensajero de Allah salala ua laihim ua salam, dijo:"Tanto el vendedor como el comprador tienen la palabra sobre la anulación de la compra o venta, mientras no la concluyan y se separen. Y si son veraces y claros en los defectos de la mercancía, si los tuviere, será su compra o venta bendecida. Pero, si ocultan algo o mienten, perderá el trato de compra o venta toda báraka (bendición)."* (Lo relataron -Bujari y Muslim) (En RIYADUS SALIHIN-NAWAWI)

*Lo mismo que el comerciante es bendecido en su operación si es veraz en la venta
de su mercancía y no trata de engañar, así también, el siervo que cumple verazmente con las obligaciones para con su Señor, sin tratar de engañarle, - por ejemplo, buscando que lo vean los demás en los actos de adoración - , es bendecida su práctica, y él es recompensado por ello. Y la veracidad puede ser de varias clases:La verdad en la fe, en la palabra, en la petición, en la observación de Allah y en la compraventa.


1 comentario:

Faruk Bolívar Gazale dijo...

Salam alaykum!

como hay sabiduria. En la anulacion de la venta aun en el derecho tienen ambos la palabra. Por no pago del precio o por la no entrega de la cosa o por error en aquella.

Y se hace tambien, un especial reproche, hoy en dia, respecto de los llamados vicios redhibitorios. Es decir, aquellos vicios ocultos que el vendedor conocio o debio conocer y los oculto al comprador.

Vemos como la sabiduria transmitida al profeta muhammad (saw) es enorme y claramente no provenia solo de él.